Depresión en la Tercera Edad

Depresión en la Tercera Edad

1).- ¿Qué indicios pueden hacer ver que se está cayendo en un depresión senil? ¿Cómo alguien se puede dar cuenta? ¿Podría nombrar algunas conductas típicas?

La depresión es una enfermedad que presenta síntomas muy específicos. Los más importantes son disminución del ánimo e incapacidad para disfrutar de la vida . A éstos síntomas se agregan otros como alteraciones del sueño, irritabilidad, alteración del apetito, disminución de la libido , alteración de la cognición, de la concentración y de la memoria e incapacidad para desempeñar actividades de la vida cotidiana. Estos síntomas deben estar presentes a lo menos durante dos semanas.

Tener una depresión significa estar enferma, es decir hay un cambio importante en el aspecto y en la conducta de la persona que la sufre, la persona NO es la misma ; se ve triste, decaída y más inactiva.

2).- ¿Por qué se da la depresión en la tercera edad? ¿Qué factores la facilitan?:

Los factores que desencadenan una depresión son múltiples y variados. Influyen factores genéticos que se investigan pero en concreto los antecedentes familiares son importantes. Es una enfermedad que puede presentarse varias veces en la vida de la misma persona ,por ende hay factores de vulnerabilidad relacionados con el manejo que la persona tiene de los factores estresantes. Estos son fundamentalmente psicosociales y se presentan con diferencias de géneros. A las mujeres le afectan más los problemas familiares y a los hombres los problemas económicos y laborales.

En la tercera edad, se producen una serie de cambios a los cuales las personas deben adaptarse pero que en algunas personas pueden ser factores desencadenantes de una depresión. En esta edad se jubila y generalmente , en nuestra sociedad, esto implica una disminución importante de los ingresos y una disminución del reconocimiento social. También se sufren pérdidas de familiares y de amigos , cuyos duelos pueden ser causa de depresión. También con mucha frecuencia se sufren enfermedades discapacitantes y este último factor es difícil de sobrellevar.

3).- ¿Qué cambios físicos experimenta la persona que la sufre? (una vez que la depresión ya está actuando. La pregunta uno se refiere a las conductas que podrían indicar que hay una depresión)

Las conductas de aislamiento social, de retraimiento y dejar de hacer algunas actividades pueden ser indicativas de una depresión.

4).- ¿Qué cambios sicológicos? (¿Cómo ve el mundo?¿Qué pasa con su autoestima?, etc.).

La depresión afecta la cognición y la persona entonces tiene ideas negativas ,está más pesimista, tiene ideas de muerte. Ve el futuro negro, no le ve salida a los problemas, se siente culpable de ciertas cosas. A veces estas ideas son muy patológicas , como por ejemplo creer que uno está enfermo /a sin tener evidencias de ello. Cuando el juicio de realidad está alterado, se trata de una depresión grave

5).- ¿Qué consecuencias puede traer una depresión a esta edad? ¿Suicidio?

La depresión en la tercera edad tiene un pronóstico más reservado que en etapas anteriores de la vida.

En primer lugar, con frecuencia la persona responde sólo parcialmente al tratamiento y permanece con sintomatología residual.

En segundo lugar, un tercio de las personas pueden evolucionar hacia un cuadro demencial , es decir, la depresión sería una etapa inicial de un cuadro más grave y con pronóstico más reservado.

En tercer lugar, está el riesgo de suicidio que es más elevado en las personas depresivas de edad avanzada.

6).- ¿Cuándo la persona debe consultar? ¿Quién debe tomar la decisión? ¿La persona, la familia?

La persona debe consultar siempre que presente algunos de los síntomas mencionados pues el médico debe hacer un estudio del caso y determinar si se trata de un episodio depresivo o bien si hay otra enfermedad que esté produciendo dichos síntomas.

La familia y/o la persona deben tomar la iniciativa. A veces, la persona no se da cuenta lo que le pasa y la familia puede hacer conciencia de los cambios que desde fuera son más notorios a veces.

7).- ¿Qué tratamientos existen? ¿Qué diferencias tienen con una depresión común?

Los tratamientos pueden ser psicoterapéuticos o farmacológicos. Si la depresión es leve , la persona no necesita ser tratada con fármacos. Los tratamientos combinados son eficaces para las depresiones más graves.

Cuando los desencadenantes son algunos problemas que la persona debe enfrentar , la psicoterapia es de una gran ayuda.

¿a qué te refieres con depresión común?

8).- ¿Cómo una persona en la tercera edad puede prevenirla?

Si la persona , al llegar a la tercera edad, sabe que ha tenido depresiones previas, entonces debe mantener un tratamiento en forma preventiva para evitar que en esta etapa de la vida se presente la enfermedad.

Otro factor que ayuda es prevenir los cambios que uno debe enfrentar en la vida para prepararse. Por ejemplo, en una etapa de la vida familiar, es natural que los hijos partan de la casa familiar y ello no debiera ser un factor precipitante de una depresión. Uno debiera prepararse toda la vida para la vejez y por ende debiera preparase para una eventual viudez, para la jubilación y para la muerte.

Dejanos tu Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

e32e3